Esto aprendí cuando mi negocio se fué a la quiebra…

por David Funes O.

por David Funes O.

Me dolió mucho cuando perdí todo en mi negocio hace algún tiempo atrás…

Mis ahorros, los activos, tener que despedir empleados y no ver ventas en el horizonte. La situación me generó mucha incertidumbre, tristeza, enojo y preocupación… un cóctel de emociones bastante complejas de asimilar.

Aunque tengo el hábito de abordar mis emociones o retos personales en sesiones terapéuticas porque lo considero muy sano, esta vez no quería abrir mi corazón, quizás la vergüenza y tristeza que tenía era algo que me tenía como bloqueado.

Pero tuve que aprender que aunque en algún momento había sabido iniciar y liderar un negocio, ahora era tiempo de sacudirme, reflexionar y sobre todo actuar con prudencia y sabiduría.

¿Que sigue? ¿Como me reinvento? ¿Busco un empleo? ¿Que van a pensar los demás? todas esas y otras preguntas me atormentaban cada día y noche, hasta que por fin logré recodar algunos principios que yo mismo había enseñado a otros emprendedores hace algún tiempo atrás.

Recordé que si por alguna razón la vida nos lleva a un